Marketing sensorial: El olfato, una cuestión de «Gustos»

Aunque es imposible agradar a todos los clientes, se pueden crear olores personificados que puedan transmitir comodidad o dar cierto gusto a un sitio. De esta manera, cada vez que una persona perciba ciertos olores le vendrá tu marca a la mente. En la venta de casas se suele atomizar con fragancias de caramelo o vainilla para brindar sensación de «hogar» al inmueble.

En cualquier proceso de compra el usuario pasa por un proceso sensorial completo. Desde el momento en el que hayas percibido los sentidos, éstos se dirigirán a la corteza cerebral donde la intensidad de las sensaciones que hayas recibido determinarán si te gusta o te disgusta. En otras palabras, el sentido del olfato es el responsable en gran medida de crear una imagen de marca.

Las personas recuerdan el 15% de lo que prueban. Se trata de un nivel de retención mucho mayor que el que ofrecen los otros sentidos. Y esa es la razón por la que el gusto es uno de los reclamos fundamentales del sector hotelero. ¿Por qué crees si no que los supermercados te dan muestras gratuitas de algunos alimentos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.