¿Cómo administrar una estrategia de Marketing de Contenidos?

Para administrar tu estrategia de content marketing en primer lugar necesitarás desarrollar un lead magnet, un embudo de ventas para clasificar en qué punto de la conversión se encuentra un posible cliente y qué esfuerzos son necesarios para llevarlo al siguiente paso hasta que llegue a la decisión de compra.

Tradicionalmente, buena parte del proceso de ventas es hecho por el equipo comercial. ¡Sin embargo, podemos utilizar el marketing de contenidos para hacer que este proceso sea aún más eficiente hoy en día, acortando el ciclo de ventas!

Una de las bases del Marketing de Contenidos es generar contenidos relevantes que sean de interés de tu público, promoviendo interacciones y engagement con tu marca, pero trabajar con Marketing de Contenidos es, esencialmente, un trabajo estratégico.

Por lo tanto, si queremos utilizar el contenido para optimizar el proceso de ventas, tenemos que pensar en contenidos que ayuden en el desarrollo de cada una de las etapas del lead magnet.

En mi no tan humilde experiencia, he visto planes de negocios espectaculares que no funcionaron a la hora de ser ejecutados. Para evitar que esto ocurra, es fundamental no perder de vista lo que se definió en la etapa de planificación y mantener la frecuencia de generación y distribución de contenidos. Entiende también que su ejecución debe estar abierta a pequeños cambios de trayecto hacia el objetivo final.

Esto puede parecer complicado ahora, pero voy a explicarte paso a paso cómo debes conducir tu estrategia empezando por la producción de contenidos.

  1. Producción de contenidos: Crear contenidos de calidad no es una tarea fácil y requiere inversión de tiempo, dedicación y trabajo. Pero, siguiendo algunas recomendaciones, este proceso puede volverse mucho menos laborioso.
  2. Elección de palabras clave: Las palabras clave son términos o frases que las personas utilizan al realizar una búsqueda en Internet. Son la principal pieza a la hora de hacer SEO (Search Engine Optimization), la optimización de tus contenidos para aparecer bien posicionados en los motores de búsqueda.
  3. El tamaño y formato de los contenidos: El tamaño y el formato de un contenido deben variar de un sitio a otro. A fin de cuentas, lo más importante es entregarle valor al lector. Un buen tamaño para empezar es 500 palabras, adecuado para responder a las dudas de tu persona y lo suficientemente largo para ser beneficiado por Google, que tiende a favorecer textos más completos. Motivando a tu audiencia con un pequeño resumen en las redes sociales a dirigirse a leer la nota completa en tu blog corporativo.
  4. La Escaneabilidad: Trabajar la escaneabilidad es formatear tu texto para que sea atractivo a primera vista. Antes de leer un contenido, todas las personas “pasan el ojo” por él para ver de qué se trata y si vale la pena seguir leyéndolo. Es decir, escanean el texto.
  5. La revisión: Un texto lleno de errores de ortografía puede terminar con toda la autoridad que tanto luchaste para construir. Por lo tanto, revisa todo el contenido que produzcas, no solo para encontrar errores, sino también para ver si se ajusta a los estándares citados anteriormente.
  6. La optimización para los motores de búsqueda (SEO): Con tu contenido de calidad listo, no basta con publicarlo en la portada de tu blog. Necesitas optimizarlo para que sea encontrado por tu persona. Los buscadores como Google y Bing utilizan algoritmos para clasificar todos los contenidos indexados. Cuanto más relevante los motores consideren tu contenido, mejor será su posición en la página de resultados. Sin embargo, como los algoritmos son lógicos, es posible seguir algunos principios para mostrarle a los buscadores que tus contenidos son realmente relevantes.
  7. Promoción de Contenidos: Por más que Google sea un buscador eficiente, no puedes contar solo con él para que tu contenido sea encontrado. Una promoción de contenidos eficiente influye directamente en los resultados de tu estrategia. Por lo tanto, no la dejes en segundo plano y esfuérzate por mejorarla cada vez más.
  8. Redes sociales: El mecanismo de entrega de marketing de contenidos más común son las redes sociales, usadas por el 87% de las agencias. Para lograr resultados a través de las redes sociales, necesitas formar parte solamente de las redes en las que tu público está presente. Si tu persona no está en Facebook, no tienes razones para distribuir contenido en esa red. Tienes que conocer el tono que debes utilizar en cada red social, qué formatos tienen más aceptación y qué es lo que la gente desea leer en cada uno de ellos.
  9. E-mail marketing: El e-mail es un poderoso canal para la promoción de contenidos porque los entrega directamente al usuario y puedes monitorear el engagement. La forma más común de divulgar contenidos a través de e-mail marketing es con el envío de newsletters, compilados con los principales contenidos producidos por tu empresa dentro de un espacio de tiempo que tú determinas.
  10. Generación de leads: Como ya vimos en el tema sobre el embudo de ventas, el volumen de personas que llegan a los contenidos de la parte superior es alto, pero necesitamos colocar a esas personas dentro del embudo donde pueden ser trabajadas para convertirse en oportunidades. Los «Leads» son personas que han mostrado interés por tu contenido hasta el punto de brindar información personal como el e-mail y el teléfono.
  11. Nutrición de leads: Con los leads en tu base, es necesario trabajarlos para que avancen a la próxima etapa del embudo y estén cada vez más preparados para ser abordadas por el equipo de ventas. La mejor manera de hacerlo es a través de lo que llamamos nutrición de leads. Es decir, “alimentar” tus leads con contenidos para obtener cada vez más información sobre ellos y, al mismo tiempo, aumentar su interés y su conocimiento sobre tu empresa. Generalmente lo hacemos a través del envío programado de e-mails, con el propósito de educar al lead, mejorar la percepción de tu marca en relación a él y guiarlo hasta el momento de la compra. Cada nuevo e-mail califica un poco más al lead en relación al e-mail anterior. Esta secuencia de e-mails, llamada de flujo de nutrición, debe basarse en algún evento o característica que identifique a ese público: la descarga de un material, el llenado de un formulario, la cantidad de empleados, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.