Marketing Experiencial: Conceptos básicos

El marketing experiencial genera una experiencia directa de los consumidores con la marca, en lugar de solo enviarles mensajes utiliza las activaciones de marca con las que construye un puente emocional con las personas gracias a lo vivido.

Para que una estrategia de marketing experiencial tenga éxito, debe cumplir con ciertos aspectos para que realmente se haga una conexión significativa con la gente a la quien se le dirige:

Sensaciones. La idea es que los esfuerzos se dirijan para estimular los sentidos del público meta, aunque no quiere decir que debamos sobrecargarlo. Hay que elegir los más importantes y que cumplen con el cometido, tanto para el objetivo de la campaña, como para beneficiar el contacto con el producto o el servicio y para el cliente.

Emociones. Cuando las personas obtienen una experiencia positiva con una marca, tienden a realizar las conversiones que esta espera de ellas. Lo importante es que exista una conexión positiva más allá de lo sensorial, que se apela a emociones relacionadas con la felicidad, el placer, la tranquilidad, etc.

Vivencias. También asociado con las acciones, aquí nos referimos a lo que la experiencia significa en el estilo de vida de la audiencia: ¿qué les aporta para agregar valor a su día a día? ¿Qué les dice sobre las decisiones que toma, según su contexto? Por eso el marketing experiencial no puede dirigirse a todo el mundo: es necesario que enfoques el objetivo en un público específico para que este se identifique sin problemas.

Pensamientos. Al utilizar la creatividad para llamar la atención de las personas, el marketing experiencial apelará a procesos cognitivos para que los prospectos relacionen al producto o servicio con algo positivo en la forma en que resuelve los puntos de dolor que existen en el ciclo de vida del cliente.

Relaciones. Apelar a la empatía a través de la interacción es una forma efectiva de nutrir la confianza con una marca. El objetivo es que se construyan relaciones, ya sea a través de experiencias que unan a grupos de personas frente a la marca, o que sea esta la que se presenta a través de influencers, representantes o colaboradores.

Este tipo de campañas pueden adoptar un enfoque integrado. El objetivo principal es experimentar una marca de una manera tangible y fuera de internet (o de la publicidad que encontramos en otros medios), pero sin olvidarte de su repercusión online. Si consideras que 98% de los consumidores crea contenidos cuando atiende un evento o experiencia de marca, comprenderás que tiene mucho sentido incorporar un elemento digital. Por ejemplo, un hashtag de marca puede ayudar a que las personas se refieran a la experiencia.

Y aquí es donde entra una activación de marca. Generalmente, se aprovecha la realización de un evento público para aprovechar la oportunidad de hablarle directamente a un segmento que apreciará tu producto o servicio.

Como un complemento a tus esfuerzos de inbound y tu presencia en medios electrónicos, con la activación de marca te acercas directamente a la gente que disfrutará más de tu oferta y te identificará como una empresa con rostro humano. El marketing experiencial se encarga de que tu activación sea un suceso digno de recordarse con los beneficios de tu producto o tu empresa en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.