Marketing experiencial: Beneficios de marca y usuario

La primera ventaja y la más clara es la identificación del usuario con la marca. Si la experiencia es positiva, el usuario aceptará de buena gana la emoción que le produce la acción y se identificará de manera más o menos consciente con la marca.

Como resultado, cada vez que que se encienda esa emoción, ahí estará la marca, de una manera sutil y no molesta para el usuario. Y al contrario: al estar en contacto con la marca, al usuario le surgirá esa emoción positiva.

El marketing experiencial permite diferenciarte de tu competencia de una manera mucho más clara que otras acciones publicitarias. ¿Por qué? Porque la interacción se realiza a un nivel más profundo. No se queda en transladar las propiedades del producto, sino cómo te harán sentir esas propiedades.

Si funciona, logrará que el usuario viva una experiencia única. Algo que todos buscamos y que las marcas se esfuerzan cada vez más por ofrecer. La impresión resultante es tan positiva que el consumidor no duda en compartir y recomendar esta experiencia con su círculo de amigos. Algo que puede hacer bien de viva voz o, aun mejor para la marca, en Redes Sociales, donde su alcance se multiplica.

Eso es exactamente los que pretende el marketing experiencial: engagement e interacción usuario-marca. Al tratarse de una experiencia, la interacción no es instantánea como con un anuncio, sino que se prolonga en el tiempo e incluso puede repetirse. Por lo tanto los KPIs relacionados con el engagemente despuntan sobre las otras.

Como decíamos las personas buscamos constantemente nuevas experiencias, aventuras y emociones. El esfuerzo creativo de las marcas por ofrecer estas vivencias diferenciadoras alimenta esta vertiente innovadora de las personas. Nos hace sentir especiales por tener la oportunidad de disfrutar algo que no todo el mundo ha vivido.

En estos momentos el consumidor es más activo que nunca. Se relaciona con la marca de tú a tú, mantiene conversaciones con ella a través de las Redes Sociales y si hay algo que no le gusta, lo dice claramente,y en esta misma línea se desarrolla el marketing de experiencias. El usuario tiene un rol sin el cual la acción no existiría. Tiene el control y sin su acción directa, no habría experiencia alguna. Si le gusta lo compartirá y si no, la acción se queda en nada. Porque lo cierto es que la gran baza de estas acciones y donde logran su mayor ROI es gracias a la viralización del contenido en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.