Marketing deportivo: Objetivos & Características del aficionado

El poder del marketing deportivo es muy importante. Puede ser útil en varios contextos, como por ejemplo en la fase de lanzamiento de un producto o servicio, para llegar a potenciales clientes y/o mejorar tu imagen corporativa. Cuando una empresa invierte en el deporte, lo hace con el objetivo de obtener resultados positivos para su actividad.

  • Una mejor visibilidad de la marca ante el público objetivo para atraer la atención de los posibles clientes y diferenciarse de la competencia.
  • Objetivos comerciales: aumentar las ventas, aumentar el número suscripciones, de seguidores, conseguir más engagement con la audiencia.
  • Una relación privilegiada con actores de la industria: tanto con el atleta como con el club, así como con socios y otros patrocinadores del club.
  • Asociar su imagen a una marca que comparte sus mismos valores: pueden ser valores de integración social o de promoción de las tradiciones de una región/ciudad, por ejemplo.

Ante todo, un concepto que tienes que tener muy claro es la diferencia que existe entre un aficionado y un consumidor

Un consumidor es una persona que encuentra un beneficio económico y funcional en tu producto o servicio. La decisión de compra está basada en estos dos criterios en la mayoría de los casos. Una vez comprado, si el producto cumple las expectativas del consumidor, es muy probable que éste tenga una imagen positiva de la marca y vuelva a comprar el producto o servicio de nuevo.

Aquí se genera lealtad entre el consumidor y la marca

En cambio, las decisiones de los aficionados de un equipo o los seguidores de un atleta en concreto, se basan en un criterio completamente distinto: las emociones. Algunos fans de los equipos, son hinchas desde que nacieron, como sus padres y abuelos antes. No han escogido seguir a este equipo en cuestión por decisión propia. Es algo que es difícil de entender si no llevas los colores de tu club en la sangre.

Crear una base de aficionados y no una base de clientes es la gran diferencia entre el marketing deportivo y el marketing «tradicional»

Para alcanzar los objetivos que te mencionaba, se tienen que tener en cuenta las diferentes características específicas del aficionado:

  • El aficionado se identifica con el equipo o atleta que sigue. Esta noción de identificación es muy fuerte y la persona está influenciada por el comportamiento del equipo y de los jugadores individuales en ese equipo, dentro y fuera del campo, en particular a través de las redes sociales del equipo y/o de los jugadores.
  • Es probable que el aficionado se anime a comprar productos relacionados con el equipo o atleta que apoya por el simple hecho de tener relación con su ídolo: equipamiento deportivo, jerseys, bufandas, etc… Es un elemento muy importante a considerar en tu proceso estratégico.
  • Sigue la liga o la competición en la que su atleta preferido juega.
  • El equipo o atleta que apoya es un factor social en su vida: pasa mucho tiempo hablando del equipo, de los jugadores, de sus resultados, de los fichajes… Vaya, de todo lo que lo envuelve. Así, podemos decir que el aficionado es un gran evangelizador de la marca-club-atleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.