Las PyMEs frente a la segunda ola de COVID

Si bien no se había determinado el pico de la primer ola del coronavirus, los mas previsores ya estaban pensando en como afrontar una segunda ola. Nos preocupaba más la manera en la que una segunda oleada diera un golpe inesperado a las economías y su impacto en las economías de los consumidores, así como el modo en que afectara su actividad diaria.

Desde el llano, esta segunda ola es diametralmente opuesta a la primera. Si bien es alarmante la ola de contagios, la tasa de mortalidad no es interpretada con pánico como sucedería durante los primeros meses de la primera. Esto produce que la situación no resulte tal y como entonces cuando en apenas unos días se decretaba un aislamiento total, moviendo a las empresas a realizar cambios drásticos, endureciendo las normas de seguridad y protección y protagonizando -en muchos casos- el cierre de aquellos que o supieron adaptarse al cambio.

Aún así la situación es compleja: Vivimos sumidos en una nueva normalidad donde lejos de erradicar el virus comenzamos a coexistir con él, sabiendo que la gravedad de la situación mas allá de las vacunas puede acelerarse en cualquier instante y convivir con la enfermedad puede tornarse difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.